El sábado 3 de octubre concluyó en Nueva York el debate general de la 70 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas. Su presidente, Mogens Lykketoft, describió como histórica la semana durante la cual la comunidad internacional discutió los temas de mayor actualidad. El debate anual fue precedido por la Cumbre de Desarrollo Sostenible, que adoptó la Agenda de 17 objetivos que guiarán los esfuerzos hacia el progreso hasta 2030.

En sus palabras de clausura, Lykketoft afirmó que fue edificante ver en los discursos la reafirmación del protagonismo del organismo internacional.”Al conmemorar el 70 aniversario de la ONU, fue muy apropiado y conveniente escuchar que los líderes recordaran y reafirmaran el espíritu de la Carta y que confirmaran su confianza en el papel central de la ONU en la cooperación internacional”, dijo el presidente de la Asamblea General.

Asimismo, señaló que una de las cuestiones más reiteradas en los discursos fue el destino de los refugiados, los desplazados y los migrantes y la necesidad de respuestas globales para una crisis sin precedentes.

Además, planteó que muchos Estados miembros subrayaron la necesidad de afrontar los obstáculos para la paz en África, en parte de Europa y en el Oriente Medio, que se derivan de la inestabilidad, los conflictos armados y la expansión del extremismo y el terrorismo. “Las acciones de los grupos fundamentalistas ISIL, Boko Haram y Al-Shabaab recibieron la condena unánime y fueron rechazadas como una afrenta para la humanidad”, afirmó Lykketoft.

La cumbre y el debate general atrajeron un número récord de jefes de Estado y de Gobierno.