El crucero noruego que sufrió este sábado una avería en medio de fuertes vientos y oleaje ha llegado al puerto de Molde para desembarcar a su pasaje, tras el rescate por aire de 463 del total de 1.373 personas que iban a bordo.

Los servicios de salvamento prepararon un fuerte operativo de emergencia en el puerto para atender a los pasajeros y tripulación tras su llegada a ese puerto noruego, pasadas las 15.00 GMT. Tres de los motores del barco, de 227 metros de largo, lograron ser reactivados horas antes, por lo que la nave volvía a navegar por sí misma, después de haber tenido que ser remolcada por dos embarcaciones durante horas.

El barco realizaba el trayecto entre Tromsø (norte) y Stavanger (sur) con 1.373 personas a bordo, 915 pasajeros y una tripulación de 458 personas, cuando quedó prácticamente a la deriva a consecuencia de la avería de sus motores.