La segunda ciudad más poblada de Australia, con cinco millones de habitantes, ha iniciado un nuevo confinamiento de seis semanas de duración por un rebrote