El fabricante de armas estadounidense Colt ha anunciado este jueves que suspende la producción de fusiles de asalto, incluidos los AR-15, para el mercado civil al encontrarse éste saturado.

“En los últimos años, el mercado de fusiles deportivos modernos ha experimentado un exceso significativo de capacidad de fabricación“, ha dicho en un comunicado el director ejecutivo de Colt, Dennis Veilleux.

“Dado este nivel de capacidad de fabricación, creemos que hay un suministro adecuado de rifles deportivos modernos para el futuro”, ha añadido.