Del 2016 al 2019, Colombia ha sido el país con la mayor cantidad de defensores de derechos humanos asesinados de toda América Latina, asegura el informe de un relator especial presentado este miércoles al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Michel Forst, aseguró que, a pesar de una serie de esfuerzos implementados por el Gobierno del país, la mayoría de los defensores se encuentran en peligro, y que sus riesgos incluso han aumentado desde la adopción del Acuerdo de Paz. “Los que están en mayor riesgo son los líderes sociales de las áreas rurales, particularmente aquellos que están implementando el Acuerdo de Paz y defendiendo los derechos a la tierra y el medio ambiente, así como las comunidades afrocolombianas”, dijo. 

Al 30 de junio de 2019 y desde la firma del Acuerdo, el Gobierno ha reportado 486 defensores asesinados. “También persiste un gran nivel de impunidad por los asesinatos y amenazas a los defensores, que perpetúa el ciclo de violencia contra ellos, a pesar de avances importantes de la Fiscalía”, agregó.

El experto llamó al Gobierno a que garantice suficientes recursos a los mecanismos que existen para defender a los líderes sociales y activistas, y a que priorice la implementación del Acuerdo de Paz.