Al menos ocho toneladas de cocaína han sido intervenidas este domingo por la Policía colombiana en Turbo, al noroeste del país. Según la Policía, los narcotraficantes habían ocultado la cocaína en un depósito subterráneo de 6,5 metros de largo por 3,5 metros de ancho y con una profundidad de 2,5 metros, cuyo interior estaba forrado en madera y su acceso cubierto con una capa de cemento.

La droga pertenecía a la banda criminal Clan Úsuga y fue hallada en Turbo, en el departamento de Antioquia, en una zona limítrofe con Panamá. El ministro colombiano de Defensa, Luis Carlos Villegas, se ha trasladado a la zona para presentar al país el hallazgo de la droga, que había sido distribuida en paquetes y estaba escondida bajo tierra.