La llegada de miles de venezolanos a esos países sudamericanos ha literalmente desbordado los servicios públicos.