El Ayuntamiento de Barcelona pedirá al puerto y al aeropuerto un plan de reducción de emisiones y que eliminen las rutas que tienen una alternativa ferroviaria, como es el caso del puente aéreo a Madrid.