Así se refleja en el PMI, un índice compuesto casi infalible sobre el estado de la economía, que sitúa la Eurozona en 13,5 puntos, el puntaje más bajo jamás alcanzado desde su creación en 1988. Cualquier lectura por debajo de 50 puntos indica una recesión.

La pandemia del coronavirus ha hundido a la eurozona en la mayor recesión de su historia. Según la empresa de información económica IHS Markit, la contracción que experimentará este trimestre podría alcanzar el 7,5%.

Las caídas son brutales en empresas del sector servicios, como hoteles, restaurantes o turoperadores. Muchas han cerrado o apenas han podido operar.

La economía de la zona del euro sufrió las caídas más pronunciadas en la actividad empresarial y el empleo que se hayan registrado nunca en un mes de abril. A la escasez de personal o insumos se suma una drástica reducción de la demanda y las demoras más altas jamás registradas en la cadena de suministros.