Al menos 43 personas han muerto y decenas han resultado heridas por la explosión de un coche bomba en la ciudad siria de Alepo (norte), en la zona donde fueron llevadas las cerca de 5.000 personas evacuadas ayer de dos pueblos chiíes, en el marco de un acuerdo entre el Gobierno y la oposición.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos advierte de que la cifra puede aumentar porque hay heridos en estado grave.

El estallido tuvo lugar junto al convoy de evacuados, compuesto por 75 autobuses y 20 ambulancias, que está bloqueado desde el día de ayer en la zona de Al Rashidín, a las afueras de Alepo, a la espera de ser trasladados a su destino final.