Cientos de manifestantes prodemocráticos enmascarados marcharon por el distrito comercial central de Hong Kong al mediodía del viernes, ocupando una calle principal e interrumpiendo el tráfico mientras la ciudad se preparaba para otro fin de semana de disturbios.