Desaceleró un 5% en mayo, muy por debajo de las expectativas, en el último signo de debilitamiento de la demanda en la segunda economía más grande del mundo, a medida que Estados Unidos aumenta la presión comercial.