Beijing ha observado con creciente alarma la cada vez más cercana relación entre Taipei y Washington, y ha intensificado los ejercicios militares cerca de la isla, incluidos dos días de simulacros aéreos y marítimos la semana pasada.