Según un informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) publicado el miércoles, ha desplazado a Turquía como el lugar más represivo para la profesión.