El inmobiliario Ren Zhiqiang, crítico con el presidente, Xi Jinping, su gestión de la crisis del coronavirus y la falta de prensa libre, fue condenado en Pekín a 18 años de prisión por presuntos delitos de corrupción.