China adoptó este martes (30.06.2020) una polémica ley de seguridad nacional para Hong Kong, considerada por sus detractores como una forma de amordazar a la oposición en el territorio autónomo.

Ignorando los llamamientos de los países occidentales, el parlamento nacional aprobó el texto, un año después de las manifestaciones multitudinarias en la antigua colonia británica contra la influencia del gobierno central.

En pocas semanas Pekín impondrá esta ley que esquiva al consejo legislativo local y hace temer a la oposición hongkonesa un retroceso inédito de las libertades desde la devolución del territorio a China en 1997.

El texto fue elaborado en solo seis semanas y los casi 7,5 millones de habitantes de Hong Kong desconocen su contenido. Fue sometido el domingo al comité permanente del Parlamento Nacional, una instancia que depende del Partido Comunista chino (CPC).