El Gobierno chino afirmó hoy que ha detenido a 12.995 terroristas desde 2014 en la conflictiva región noroccidental de Xinjiang, donde organizaciones pro derechos humanos denuncian que cerca de un millón de musulmanes se encuentran recluidos en campos de internamiento.