El presidente, Sebastián Piñera, admitió que los precios de los medicamentos en el país son muy caros, los más elevados en América Latina, y responsabilizó a los laboratorios y farmacias de esta realidad del mercado farmacéutico chileno.