La Fiscalía chilena ha anunciado este miércoles que presentará cargos contra 14 agentes de Carabineros por dos casos de tortura, uno de ellos contra un menor, cometidos el 21 de octubre durante las protestas que tuvieron lugar en varias ciudades de Chile.

El otro caso afecta a un adolescente de 16 años detenido por infringir el toque de queda en el barrio de La Florida, al sur de Santiago de Chile. El joven fue “brutalmente golpeado de forma reiterada” mientras estaba esposado por dos carabineros. Ambos están identificados y serán imputados.

El presidente Sebastián Piñera ha prometido que los policías y soldados que sean declarados culpables serán juzgados con la misma fuerza que los manifestantes radicales. “Con la misma fuerza con la que vamos a investigar, juzgar y sancionar a los grupos criminales que han destruido propiedades, investigaremos cualquier exceso, fallo en el protocolo del uso de la fuerza o el uso excesivo de la fuerza”, ha dicho desde el palacio presidencial de La Moneda.

Al menos 23 personas han muerto en las protestas que estallaron en chile el pasado 18 de octubre, las más cruentas desde el fin de la dictadura de Pinochet en 1990. Más de 7.000 manifestantes han sido detenidos, 1.659 heridos y 800 policías heridos, según las autoridades y los grupos de derechos humanos.