Colombia, Paraguay, Argentina y Brasil se habían retirado ya de la organización regional.