Salvo en casos de catástrofes naturales, nunca en democracia se había adoptado esta medida en Chile – Los daños en la ciudad son cuantiosos

– Por primera vez desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, el Ejército de Chile salió a las calles en Santiago de Chile para reestablecer el orden público, luego de que se viviera una de las jornadas de protestas más violentas de las últimas décadas, como consecuencia del alza de los pasajes del Metro. El gobierno de Sebastián Piñera decretó el estado de emergencia, que en democracia solo se había invocado en casos de desastres naturales.

Las manifestaciones fueron convocadas originalmente por estudiantes secundarios, pero encontraron rápido eco en otros sectores de la sociedad, en un país donde también se anunciaron recientemente alzas importantes en los precios de la luz.

La furia comenzó originalmente el lunes, con llamamientos a evadir el pago en el Metro. Poco a poco las expresiones de descontento fueron aumentando, viviéndose su jornada más violenta el viernes, con incendios de estaciones del ferrocarril metropolitano, quema de autobuses, barricadas, desórdenes en distintos puntos de la ciudad y enfrentamientos con la policía. El edificio corporativo de la italiana ENEL ardió en llamas.  En horas de la noche pudo apreciarse que la magnitud de los daños era cuantiosa en algunos sectores.