La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) ha presentado, de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril, un documento en el que se recogen las prioridades en materia de política económica para las pymes en torno a las áreas consideradas estratégicas: marco regulatorio, entorno laboral, formación, fiscalidad, digitalización, financiación, sostenibilidad e internacionalización.

El documento parte de un análisis de la situación de las pymes, en el que se resalta su contribución a la economía y al progreso de la sociedad española. Así, se pone de relieve que, más allá de su presencia mayoritaria en el tejido empresarial español (el 99’8% del total de las empresas en nuestro país), las pymes desempeñan un papel fundamental en el desarrollo económico -aportan el 65% del valor añadido- y en el empleo -mantienen el 74% de los puestos de trabajo y representan un papel importante en la transición de la educación al mercado laboral.

Sin embargo, y pese a esta realidad, las políticas económicas y las diferentes regulaciones no siempre tienen en cuenta las características diferenciales que las pymes presentan respecto de las grandes empresas. Por ello, CEPYME reclama que estas políticas deben guiarse por los principios de Pensar primero en pequeña escala y por lo establecido en la Small Business Act de la UE.

Además, la Confederación considera “esencial” mantener un marco de estabilidad política e institucional, garantizar la unidad de mercado y el rigor y la disciplina presupuestaria y mantener el impulso de las reformas estructurales que permitan la mejora competitiva y el crecimiento empresarial.

Un mejor marco regulatorio

Una política económica de apoyo a las pymes requiere que se tenga en cuenta el impacto de la nueva normativa sobre la actividad de las empresas de menor dimensión. En este sentido, CEPYME solicita, entre otras medidas, que se tengan en cuenta los principios contenidos en la Small Business Act y que se incluyan las recomendaciones de esta norma en el Plan Nacional de Reformas.

Asimismo, se solicita el desarrollo de una política de apoyo a las pymes en línea con la mejora de la regulación en todos los niveles administrativos, de acuerdo con el principio de “pensar primero en pequeña escala” y aplicar en cualquier acto administrativo el principio de “una única vez”, evitando que las administraciones soliciten a las empresas información de la que ya disponen.

Igualmente, CEPYME solicita adaptar el marco legislativo a los principios de la Ley de Garantía de Unidad de Mercado y mejorar la eficiencia y la estabilidad del marco legislativo, reduciendo su complejidad, promulgando normas claras, sencillas, comprensibles y en número reducido, eliminando distorsiones y reduciendo las cargas administrativas injustificadas o desproporcionadas en un 30% en los próximos cuatro años.