Superó los 10.000 empleos directos en más de 20 países

– El beneficio neto ajustado del año, excluyendo los elementos no recurrentes y calculando la variación de inventarios a coste de reposición (Clean CCS), ha alcanzado los 753,7 millones de euros, frente a los 884 millones de 2017, lo que supone un 15% menos.

Si se aplican las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) y, por tanto, se calcula la variación de inventarios a coste medio unitario, el resultado neto acumulado del periodo se sitúa en 830,2 millones, un 12% superior al resultado del ejercicio anterior y el más alto de la última década.

El flujo de caja libre orgánico, excluyendo 1386 millones correspondiente a inversiones en adquisición de activos de exploración y producción, ha ascendido a 536 millones.

La cifra de negocio de la compañía alcanzó los 24.712 millones, un 19% superior a la del año anterior. En este ejercicio se han llevado a cabo inversiones por importe de 2.255 millones y la deuda neta alcanzó los 3.089 millones, con un ratio deuda neta/Ebitda de 1,8.