El resultado neto ajustado del primer semestre de 2018, eliminando los elementos no recurrentes y calculando la variación de inventarios a coste de reposición (Clean CCS), ha alcanzado los 335 millones de euros, frente a los 466 millones de euros del primer semestre del 2017.

Si se aplican las Normas lnternacionales de Información Financiera (NIIF) y, por tanto, se calcula la variación de inventarios a coste medio unitario, el resultado neto acumulado del periodo se sitúa en 441 millones de euros, un 7% superiores a los del año anterior.

La facturación ascendió a 12.391 millones de euros, un 22% superior al mismo periodo del año anterior y la deuda neta alcanzó los 3000 millones de euros al cierre del semestre, con un ratio deuda/EBITDA de 1,8.

Por áreas de negocio, Exploración y Producción registró un beneficio neto de 125 millones de euros, elevando así sus ganancias un 51% con respecto al primer semestre de 2017. Mientras, el área de Refino, que incluye las actividades de Gas, Electricidad y Trading vio recortado su beneficio un 59% a junio, hasta los 91 millones de euros.

La compañía destacó que en el periodo el precio del crudo Brent, de referencia en Europa, se incrementó un 36%, alcanzando una cotización media de 70,5 dólares/barril, aumento que se ha visto parcialmente compensado por la apreciación del euro frente al dólar (+12%). Asimismo, indicó que el incremento del precio del crudo no se ha trasladado de forma equivalente a los productos finales, dando lugar a una reducción de los márgenes de refino (incluyendo costes variables y autoconsumo).

El nivel de inversiones en proyectos estratégicos a largo plazo ejecutados por la compañía fue muy significativo en este periodo, alcanzando los 1630 millones de euros. La mayor parte se destinaron a la importante concesión para la adquisición de una participación del 20% de dos campos offshore en Abu Dabi (SARB y Umm Lulu) por un periodo de 40 años, gracias a la adjudicación de un contrato firmado con ADNOC (Abu Dhabi National Oil Company). Este contrato ha permitido a Cepsa reforzar el crecimiento de su negocio de Exploración y Producción y ha contribuido al fortalecimiento de su modelo integrado. Además, en estos primeros seis meses del año, Cepsa ha aumentado un 30% su participación en el campo onshore de BMS (Argelia), ha llevado a cabo inversiones para mejorar la eficiencia y conversión de sus refinerías y ha iniciado el proyecto de revamping de su planta química de LAB en Puente Mayorga (Cádiz), entre otros proyectos.

La actividad Química de Cepsa ha alcanzado unos resultados de 60 millones de euros en este primer semestre, en línea con los obtenidos en el año anterior, debido al nivel de ventas tanto de la línea de LAB (materia prima para la fabricación de detergentes biodegradables), como de la línea de Fenol/Acetona (materias primas para la producción de plásticos de última generación).

En estos meses, la Compañía llevó a cabo varias paradas programadas para el mantenimiento de distintas unidades de las refinerías de La Rábida y Gibraltar-San Roque. Gracias a las inversiones en eficiencia energética continuaron disminuyendo los índices de emisiones de CO2, en línea con los objetivos de reducción anual marcados por la Compañía.

La continua mejora de las cifras de Seguridad de Cepsa durante el primer semestre de 2018 ha supuesto poder alcanzar un ratio de 0,89 accidentes con baja por cada millón de horas trabajadas.