El Gobierno de la Generalitat implantaba por sorpresa a las nueve de la mañana del 1-O, un censo universal en el referéndum ilegal con el que permitía votar en cualquier colegio electoral, incluso aunque sea sin sobres y con papeletas imprimidas en casa.

El conseller de la Presidencia, Jordi Turull, ha asegurado que el Govern “ya está en condiciones de afirmar” que podrá celebrarse un referéndum “con garantías”. Desde el International Press and Broadcasting Center, habilitado en Barcelona para hacer el seguimiento informativo de la jornada del 1-O, Turull y el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, han comparecido para anunciar los detalles logísticos del referéndum que el Govern quiere celebrar pese a la suspensión decretada por el Tribunal Constitucional (TC).