Los alcornocales andaluces son zonas mayoritariamente incluidas en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA)

La Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, a través de la Oficina del CEI CamBio, y la Asociación de Corcheros y Arrieros de Andalucía (ACOAN) han firmado hoy viernes un convenio de colaboración con el fin de desarrollar actividades conjuntas en el área formativa y de investigación, así como en actividades prácticas dirigidas a docentes, investigadores, alumnado universitarios, y personas y colectivos relacionados con la agroecología, el patrimonio ecológico­cultural, la educación ambiental, el desarrollo sostenible y la protección de los alcornocales andaluces.

El acuerdo ha sido ratificado por Javier Escalera Reyes, director de la Oficina del Campus de Excelencia Internacional de Medio Ambiente, Biodiversidad y Cambio Global (CEI CamBio), y Juan Manuel Gutiérrez Fernández, presidente de ACOAN.

 Los alcornocales andaluces son zonas mayoritariamente incluidas en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA) con un enorme valor socioambiental, de donde se extrae el 62,4% de la producción estatal de corcho y un tercio de la producción mundial. Un producto renovable cuya cosecha está en manos de colectivos locales altamente especializados. “Sin embargo, su estado fitosanitario es pésimo. La ‘seca’, una enfermedad multicausal, elimina centenares de hectáreas arboladas cada año, lo que ha propiciado que los hombres y mujeres miembros de ACOAN lleven años analizando y proponiendo, desde sus saberes de especialistas, prácticas que deriven en el mantenimiento y conservación de unos socioecosistemas de los que se saben parte indisociable”, afirma el profesor Javier Escalera Reyes.

Con la firma de este convenio, la UPO y ACOAN pretenden realizar distintas actividades conjuntas como la realización de programas de investigación, educación y prácticas agroecológicas, así como otras referidas al patrimonio cultural, el intercambio de experiencias o la organización de actividades formativas que sirvan para la protección, uso y mantenimiento del alcornocal andaluz. “El monumental conjunto de prácticas agrícolas, forestales y ganaderas constituye un aula al aire libre excepcional, donde confluyen dimensiones y valores ligados a los manejos y saberes de un agroecosistema tradicional que se asocia al mantenimiento de la biodiversidad y la conservación y puesta en valor de nuestro patrimonio socioambiental”, argumenta el profesor de la UPO Agustín Coca Pérez, uno de los promotores de este acuerdo.

Por su parte, el ecocampus Pablo de Olavide y las experiencias concretas en él desarrolladas, como los huertos sociales y ecológicos o el jardín botánico, convierten a éste en un escenario idóneo para desarrollar la educación desde la práctica y la experiencia, desarrollando de esta manera una clara estrategia de educación ambiental.

 Participar en la creación de un Banco de Saberes Locales donde codificar los conocimientos y experiencias locales con el fin de aumentar las garantías de conservación del patrimonio existente en las comarcas corcheras andaluzas, es otro propósito de la firma de este convenio, fomentando a su vez el estudio, la difusión y extensión de buenas prácticas y la colaboración con otras instituciones.