La Junta Directiva de CEA, presidida por Javier González de Lara, ha acordado solicitar del Gobierno de España, con el impulso de la Junta de Andalucía, firmeza en las acciones necesarias ante la Comisión Europea para defender los productos andaluces amenazados por la entrada en vigor de los nuevos aranceles que EE.UU. tiene previsto aplicar, así como una urgente planificación de las medidas compensatorias necesarias para el mantenimiento de la actividad productiva y el empleo en nuestra Comunidad.

El sector empresarial agroalimentario andaluz presente en CEA, especialmente el productor de aceite y aceituna, es consciente del impacto negativo que esas medidas van a representar, máxime cuando sólo van a afectar en gran medida a los productos producidos en España, quedando al margen otros países de la UE que o bien no han sido citados por el Gobierno estadounidense, o bien, han tenido el impulso y el carácter político para mantener un diálogo bilateral, al margen de la UE, que les ha permitido salvar sus productos de estas exigencias norteamericanas.

Estos aranceles afectan mucho más que a unas exportaciones inmediatas, sino que afectan a unas inversiones de muchos años, a una posición ganada en las cadenas de distribución de un mercado prioritario como es EE.UU., que en el último año se incrementó un 20%, y suponen un importante lucro cesante por las pérdida de ventas, en beneficio de productos de terceros países que van a sustituir a los andaluces. En un medio plazo, además, puede afectar con una posible bajada de precios en origen y, lo más preocupante, con la pérdida de actividad y empleo que ello podría suponer.

Como consecuencia de una disputa comercial del sector aeronáutico, EE.UU. podrá aplicar a partir del 18 de octubre gravámenes de un 25% a ciertos productos agroindustriales españoles que impactan de lleno en las exportaciones agroalimentarias andaluzas. Al ser Andalucía la comunidad española que más exporta a EE.UU. es la más perjudicada por estas medidas. Según fuente estadística de EXTENDA, las exportaciones de Andalucía a Estados Unidos en 2018 alcanzaron los 1.659 millones de euros, de ellos unos 678 millones en agroindustria y de éstos, los productos afectados por los aranceles sumaron unos 497 millones de euros: aceite de olivas y refinados 329 millones, aceitunas casi 142 millones y vinos 11 millones.

Esta no es la primera medida del Gobierno de EE.UU que impacta sobre el sector, pues ya la aceituna de mesa viene desde 2017 sufriendo aranceles, que suman un 35%, que ha reducido la exportación de aceituna negra a EE.UU. a la mitad y la cuota de mercado de España ha pasado del 35% al 17%, con pérdidas superiores a los 50 millones de euros.

Estas nuevas medidas arancelarias no sólo perjudicaran a los sectores directamente afectados, principalmente a la industria y cooperativismo agroalimentario (industria aceitera y aceitunera y de bebidas) y al sector primario (agricultores), sino también a un número importante de sectores relacionados, como el transporte o la industria auxiliar.

Desde CEA se reclama a la Administración andaluza y española que exija a la UE contundencia ante EE.UU. para la eliminación de los aranceles, sobre todo, de los productos agroalimentarios andaluces amenazados. La Administración andaluza y española no deben quedarse inmóviles ante la ruptura de la unidad de mercado porque países competidores directos de España como Italia, Grecia y Portugal no se verán afectados por estos aranceles.

Asimismo, es imprescindible impulsar medidas en el ámbito nacional y autonómico para garantizar la competitividad del sector agroalimentario andaluz, como pueden ser mejoras en la regulación normativa que le afecta, así como incrementar la inversión en la promoción y apertura de nuevos mercados, sin obviar la necesidad de favorecer medidas compensatorias.

Valoración del  acuerdo entre la Comisión Europea y el Reino Unido sobre el Brexit

Por otra parte, la Junta Directiva de CEA valoró positivamente el anuncio del acuerdo alcanzado entre la Comisión Europea y el Reino Unido sobre el Brexit. De culminarse este acuerdo, tras pasar todos los trámites y aprobaciones pendientes, se reducirán notablemente los riesgos de pérdidas en el PIB andaluz como consecuencia del Brexit, que estaban cuantificados por la Junta Andalucía entre 500 a 1.200 millones anuales (entre -0,26 y -0,69 % del PIB andaluz) según la gravedad de los escenarios.