La Comisión Europea ha recomendado este lunes que los Estados miembros apliquen medidas de confinamiento de las zonas que superen la incidencia acumulada de más de 500 casos de COVID-19 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días como medida para frenar la rápida expansión del virus y de sus nuevas variantes en la tercera ola.

Además, ha pedido a los gobiernos de los países miembros que recomienden a los ciudadanos no viajar dentro y fuera de las fronteras para tratar de frenar la propagación del coronavirus.

La Comisión Europea quiere que estas zonas más afectadas por la pandemia se aíslen, pero que no se interrumpa la libre circulación dentro de la UE. De este modo, se recomienda añadir a los mapas de riesgo un color rojo oscuro que se reserve para las zonas en las que el virus circula a niveles muy elevados.