SURE ayudará a los trabajadores a mantener sus ingresos y a las empresas a mantenerse a flote

La Comisión Europea ha reforzado su respuesta al brote del coronavirus al proponer la creación de un instrumento de solidaridad de 100.000 millones de euros, denominado SURE, para ayudar a los trabajadores a mantener sus ingresos y a las empresas, a mantenerse a flote.

Este instrumento facilitará hasta 100.000 millones de euros en préstamos a los países que lo necesiten para garantizar que los trabajadores reciban ingresos y que las empresas mantengan su personal. Esto permitirá a las personas seguir pagando el alquiler, las facturas y las compras de alimentos y ayudará a brindar la estabilidad que la economía tanto precisa.

Los préstamos se basarán en avales prestados por los Estados miembros y se destinarán a dónde sean más urgentes. Todos los Estados miembros podrán hacer uso de esta posibilidad, pero deberá prestarse una atención particular a los más duramente afectados.

SURE apoyará sistemas de trabajo a tiempo parcial y medidas similares para ayudar a los Estados miembros a proteger el empleo y a los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia contra el riesgo de despido y la pérdida de ingresos. Las empresas podrán reducir temporalmente el horario de los empleados o suspenderlo totalmente, y el Estado les facilitará una ayuda a la renta que cubrirá las horas no trabajadas. Los trabajadores por cuenta propia recibirán unos ingresos de sustitución durante la actual situación de emergencia.