Son datos de los últimos 14 años, según dijo un funcionario del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) en el país centroamericano.