El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este martes su intención de construir “ciudades de carpas” donde detener a los miembros de la caravana migratoria y a los centroamericanos que pidan asilo mientras se resuelven sus solicitudes.

“Vamos a construir ciudades de carpas, vamos a poner carpas por todos lados, no vamos a construir estructuras -gastar cientos de millones de dólares-, vamos a tener carpas, van a ser muy bonitas, y (los migrantes) van a esperar, y si no reciben asilo se van a ir”, ha dicho Trump en una entrevista en Fox News.

Hacia Estados Unidos avanzan en estos momentos dos caravanas de migrantes centroamericanos. La primera, con unas 7000 personas, está en México, a a unos 2000 kilómetros de la frontera. La segunda, trata por todos los medios de entrar en territorio mexicano desde Guatemala.

Además, Washington ha anunciado que enviará esta misma semana más de 5.200 militares a esa frontera. La operación, bautizada como Patriota Fiel, incluirá el despliegue de tres batallones de ingenieros de combate, tropas especializadas en aviación, así como helicópteros con visión nocturna. Los militares reforzarán primero la frontera de Texas, para luego pasar a Arizona y California.

El anuncio de este despliegue militar se produce al calor de la campaña para las elecciones legislativas del 6 de noviembre en Estados Unidos y a pesar a que existe una ley en Estados Unidos, de 1878, que prohibe utilizar a los soldados para tareas de seguridad a nivel nacional.