El Gobierno de Estados Unidos es quien ha pedido el arresto y extradición de la directiva china