En la última semana, la rápida actuación del Gobierno de Tailandia en acoger temporalmente a Rahaf Al-Qunun y facilitar la determinación de la condición de refugiado por parte de ACNUR, y del Gobierno de Canadá en ofrecerle un reasentamiento de emergencia y organizar su viaje fueron fundamentales para la resolución exitosa de este caso.