Ha decidido reducir el dividendo en efectivo propuesto para el ejercicio 2019 a 0,07 euros por acción desde 0,15 euros por acción

El consejo de administración de CaixaBank ha acordado una serie de decisiones dirigidas todas ellas a reforzar, por un lado, la solvencia de la entidad y, por otro, el compromiso, la colaboración y el apoyo a clientes, a empleados y a la sociedad en su conjunto -tanto desde el punto de vista económico y financiero, como también social y human- con el objetivo “de revertir lo antes posible esta situación excepcional que afecta a todo el mundo”.

Así, ha acordado reducir el dividendo en efectivo propuesto para el ejercicio 2019 a 0,07 euros por acción desde 0,15 euros por acción (a pagar el próximo 15 de abril), lo que supone un “pay-out” del 24,6%, siendo esta la única remuneración al accionista prevista con cargo al ejercicio 2019.

Una parte importante de los dividendos distribuidos por CaixaBank contribuyen a financiar la Obra Social de “la Caixa” y que esta cuenta, entre sus prioridades, la investigación médica y el cuidado a las personas de edad avanzada, dos ámbitos especialmente relevantes en momentos como los actuales.

Además, se ha modificado también la política de dividendos para el ejercicio 2020 consistente en la distribución de un dividendo en efectivo superior al 50% del beneficio neto reportado, pasando a la distribución de un dividendo en efectivo no superior al 30% del beneficio neto reportado.

Por otro lado, y tras considerar nuevos aspectos regulatorios y supervisores, el Consejo ha acordado reducir al 11,5% el objetivo de la ratio de solvencia CET1, y dejar sin efecto el objetivo de una ratio CET1 del 12% más un margen adicional (“buffer”) del 1% que estaba destinado a absorber los impactos de la implementación de los desarrollos de Basilea (Basilea IV) y otros impactos regulatorios, cuya implementación ahora se estima que será retrasada en el tiempo.

Y también ha manifestado su voluntad de distribuir en el futuro el exceso de capital por encima de la ratio de solvencia CET1 del 12% en forma de dividendo extraordinario y/o recompra de acciones. Esta distribución extraordinaria de capital estará condicionada al retorno de la situación macroeconómica en la que opera el banco a un entorno de normalidad y no se efectuará antes de 2021.

Desconvocada la junta general ordinaria

El Consejo ha acordado desconvocar la junta general ordinaria de accionistas cuyo anuncio se publicó el pasado 20 de febrero de 2020 y cuya celebración estaba prevista los días 2 y 3 de abril de 2020 en primera y segunda convocatoria, respectivamente.

Tan pronto el Consejo acuerde una nueva convocatoria, ha señalado que se informará al mercado.

Por otro lado, el consejero delegado ha anunciado su renuncia a la remuneración variable correspondiente al año 2020, tanto en lo que corresponde al bonus anual como a la parte correspondiente al año 2020 del Plan de Incentivos Anuales a Largo Plazo.