El Grupo CaixaBank obtuvo en los nueve primeros meses de 2018 un beneficio atribuido de 1.768 millones (un 18,8% más respecto al mismo periodo de 2017), impulsado por la fortaleza de los ingresos core, la mayor aportación de BPI, la reducción de las dotaciones y la contención de costes.

Los ingresos core del negocio (margen de intereses, comisiones, ingresos del negocio de seguros, puesta en equivalencia de SegurCaixa Adeslas y las participaciones de BPI Bancaseguros) aumentan un 4,5%, y el total de los ingresos un 6,3%. Y los gastos de administración y amortización recurrentes crecen un 3,7%, a un ritmo inferior que los ingresos core.

La contribución a resultados del negocio de BPI en Portugal asciende a 168 millones (59 millones en los nueve primeros meses de 2017). Si se tiene en cuenta la aportación de las participadas de BPI, la contribución total del banco portugués asciende a 399 millones.

La rentabilidad (ROTE) mejora hasta el 9,4% -en línea con el objetivo del Plan Estratégico para 2018 del 9%-11%-, mientras que el ROTE recurrente del negocio bancario y asegurador alcanza el 12,2%, con un resultado de 1.913 millones.

El margen de intereses asciende a 3.671 millones (+3,4% respecto al mismo periodo de 2017) gracias a la mejora de la rentabilidad del crédito, la intensa gestión de la financiación minorista y el ahorro en los costes de la financiación institucional.

Por su parte, los ingresos por comisiones alcanzan los 1.938 millones, un +3,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Por un lado, descienden un 4% las comisiones bancarias, de valores y otros; por otro, se mantiene la tendencia de crecimiento de las comisiones de los fondos de inversión (+16,3%), planes de pensiones (+7,4%) y comercialización de seguros (+23,4%) por el incremento sostenido de la actividad comercial y del patrimonio gestionado.

La ratio de morosidad del Grupo CaixaBank se reduce hasta el 5,1% (6,4% en septiembre de 2017 y 6% en diciembre de 2017). Los saldos dudosos descienden hasta los 12.116 millones (-598 y -2.189 millones en el trimestre y desde diciembre, respectivamente), tras la gestión activa, que incluye la venta de carteras.

La ratio de cobertura aumenta hasta el 54% (+4 puntos porcentuales en el año, entre otros, tras la implantación de IFRS9 que supuso el registro de provisiones para riesgo de crédito de 791 millones).