Obtiene un beneficio de 90 millones

El Grupo CaixaBank obtuvo en el primer trimestre del año un beneficio atribuido de 90 millones de euros, un 83,2% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, tras el esfuerzo de cobertura de riesgos que incluye una provisión extraordinaria de 400 millones en un ejercicio de prudencia por la afectación que podría tener la COVID-19 en los resultados futuros de la entidad.

Como consecuencia de los impactos de la pandemia, la entidad ha dejado sin efecto los objetivos financieros previstos para 2021.

En cuanto a la actividad del negocio, destaca el crecimiento de los ingresos core en la evolución interanual, que se sitúan en 2.045 millones de euros (+0,9%), tras una sólida evolución hasta el mes de febrero, ya que crecían a un ritmo del 3,7%. El margen de intereses asciende a 1.200 millones de euros (-3% respecto al mismo periodo de 2019) impactado principalmente por la menor aportación de la cartera crediticia y de renta fija, en un entorno de tipos de interés negativos.

En la evolución del margen bruto influye la reducción del resultado de operaciones financieras, por la evolución de los mercados y la menor contribución de las participadas, ya que se han registrado menores resultados atribuidos en previsión del contexto económico actual. Por otro lado, se refleja una buena evolución de los ingresos y gastos amparados por contratos de seguros y comisiones. Los ingresos por comisiones se sitúan en 658 millones de euros, +7,6% respecto al mismo periodo de 2019 y un -5,1% respecto al trimestre anterior.

El crédito a la clientela bruto alcanza los 231.367 millones de euros con un crecimiento del 1,7% en el trimestre, como consecuencia del aumento del crédito a empresas.

Por su parte, la ratio de morosidad se mantiene estable y en niveles muy reducidos en el trimestre (3,6%) y la ratio de cobertura se incrementa hasta el 58% (+3 puntos porcentuales desde diciembre).