Si se excluye este efecto, el resultado se incrementa un 10,4%, hasta los 1.951 millones

El Grupo CaixaBank obtuvo en los nueve primeros meses de 2019 un beneficio atribuido de 1.266 millones de euros, un 28,4% menos que en el mismo periodo del año anterior. En su evolución incide el acuerdo laboral alcanzado en el segundo trimestre que supuso un gasto de 978 millones (685 millones netos) y que permite un ahorro de 200 millones al año (32 millones ya en el tercer trimestre).

Si se excluye este efecto, el resultado se incrementa un 10,4%, hasta los 1.951 millones. Sin estos gastos extraordinarios, el ROTE asciende hasta el 10,1% a 30 de septiembre.

Los ingresos core, que representan el 94% del total, alcanzan los 6.201 millones en el año y crecen un 2,9% respecto al trimestre anterior. Además, los gastos recurrentes descienden 1,3% en el trimestre tras las salidas indemnizadas de adhesión voluntaria.

El margen de intereses acumulado a septiembre asciende a 3.720 millones (+1,3% respecto al mismo periodo de 2018) impactado principalmente por el incremento del volumen del crédito y los menores costes de financiación retail e institucional.

En la evolución del margen bruto (-4,2 %) influye la reducción de los resultados de entidades valoradas por el método de la participación (-52,6 %), como consecuencia de la no atribución de los resultados de Repsol y BFA. Sin considerar esta aportación en ambos ejercicios, el margen bruto crece un 1,2%.

Los ingresos por comisiones se sitúan en 1.904 millones (-1,7 % respecto al mismo periodo de 2018). Dentro de esta partida, las comisiones bancarias, valores y otros ascienden a 1.099 millones (-1,1%) en variación interanual.

Por su parte, la ratio de morosidad se reduce hasta el 4,1% (-61 puntos básicos en 2019). Los saldos dudosos descienden 1.242 millones en 2019, situándose en 9.953 millones.

El volumen de negocio aumenta un 4,4% en el año hasta los 609.012 millones, gracias al éxito comercial y a la mejora de la vinculación: los recursos crecen hasta los 381.136 millones (+6,3% en 2019) lo que supone un incremento de 22.654 millones. Y el crédito bruto a la clientela se sitúa en 227.876 millones (+1,4 % en el año), cuya cartera sana aumenta un 2,1%.