CaixaBank, líder del mercado financiero español, cerró ayer con éxito una emisión de cédulas hipotecarias a cinco años en los mercados de capitales por un importe de 1.000 millones de euros y ha generado una demanda de más de 2.700 millones de euros.

El precio de la emisión, que se ha colocado en menos de hora y media, se ha fijado en 210 puntos básicos sobre el midswap, el índice de referencia para este tipo de emisiones, por debajo del precio inicial (220 pb) gracias a la importante demanda recibida. El cupón se ha situado en el 3% y el coste de la emisión supone que CaixaBank se ha financiado 42 puntos básicos por debajo del Tesoro Español en el mismo plazo.

Esta emisión se enmarca dentro del plan financiero del ejercicio 2013 que servirá para reforzar la excelente posición de liquidez de CaixaBank, elemento clave en la estrategia de prudencia financiera de la entidad que, a cierre de 2012, se situaba en 53.902 millones de euros, en su práctica totalidad de disponibilidad inmediata, lo que supone el 15,2% de los activos totales.

El pasado mes de enero, CaixaBank, cuyo consejero delegado es Juan María Nin, cerró una emisión de 1.000 millones de bonos senior a tres años con una demanda de más de 5.000 millones. Además, a cierre del pasado ejercicio CaixaBank mantenía un elevado nivel de  solvencia, con un Core Capital (BIS II) del 11%, tras la integración de Banca Cívica.

CaixaBank ha aprovechado las favorables condiciones del mercado para continuar su programa de emisiones institucionales. La última emisión de cédulas hipotecarias que realizó CaixaBank fue en febrero de 2012, cuando se emitieron 1.000 millones a 5 años a un precio de 248 puntos sobre el midswap. Esta nueva emisión demuestra la confianza y valoración de las fortalezas de la entidad por parte de los mercados de capitales.

Esta nueva emisión ha obtenido muy buena respuesta por parte de los inversores institucionales, con más de 180 órdenes. Destaca, especialmente, el interés por parte de inversores internacionales, lo que vuelve a poner de manifiesto el interés por las emisiones de CaixaBank en el extranjero.

Los inversores internacionales representan el 79% de la colocación

El 79% de la emisión se ha colocado entre inversores internacionales, destacando, principalmente, países como Alemania, Francia y Reino Unido, y  la participación de inversores como gestoras de fondos de inversión y de pensiones, bancos centrales, compañías de seguros y bancos privados. La colocación entre inversores españoles ha sido del 21%.

CaixaBank espera que esta emisión de cédulas hipotecarias sea calificada por las agencias Moody’s y Standard & Poor’s con un rating de A3 y AA-, respectivamente. Esta operación cuenta con la consideración de benchmark, por lo que sus títulos podrán negociarse en los principales mercados mundiales de deuda.

Los bancos colocadores de la emisión han sido BNP Paribas, CaixaBank, Citi, Deutsche Bank y Société Générale.