C&A ha aprobado un plan de acción global para ayudar a fabricantes y trabajadores del sector textil de países en desarrollo a superar la crisis del comercio mundial causada por la pandemia de la COVID-19.

El acuerdo alcanzado por la Organización Internacional del Trabajo, la Organización Internacional de Empleadores, la Confederación Sindical Internacional e IndustriALL Global Union apela a las principales marcas y cadenas de moda, así como a los gobiernos, a tomar medidas que protejan los ingresos, la salud y el empleo de los trabajadores textiles durante la crisis de la COVID-19.

C&A, junto con otras marcas y cadenas de moda, exige a los gobiernos e instituciones financieras que agilicen el acceso al crédito y a las ayudas económicas a empresas y trabajadores. En el marco de este plan de acción, C&A también se compromete a mantener líneas de comunicación abiertas y efectivas con los socios de la cadena de suministro sobre el estado de las operaciones comerciales y la planificación futura de pedidos en base a la evolución de la actual crisis. 

Restablecido el 93% de los pedidos 

Como consecuencia del cierre de sus 1.400 tiendas europeas, C&A se vio forzada en un primer momento a interrumpir sus pedidos. Desde entonces, la cadena ha estado negociando con sus más de 300 proveedores para intentar encontrar soluciones beneficiosas para ambas partes.  Hasta la fecha, C&A ha logrado restablecer el 93% de los pedidos que habían sido interrumpidos.  

Más allá de las medidas inmediatas para abordar los efectos de la crisis, C&A mantiene su compromiso con el establecimiento y el refuerzo a largo plazo de sistemas sostenibles de protección social con el fin de lograr un sector textil más justo y sólido en países que carecen de tales estructuras,” afirma Jeffrey Hogue, Director General de Sostenibilidad de C&A.