Miles de manifestantes salen por sexto día consecutivo en las calles de Sofía para exigir la dimisión del primer ministro de Bulgaria, el conservador populista Boiko Borisov, al que acusan de corrupción.