La Comisión Europea ha comunicado a España hoy la suspensión del procedimiento de infracción relativo a la aplicación de la Directiva Europea por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en operaciones comerciales, a la vista de las reformas aprobadas por el Gobierno.

Este procedimiento se inició formalmente mediante una Carta de Emplazamiento de la Comisión Europea a España el 19 de junio. En ella, aunque la Comisión reconocía la correcta transposición de la Directiva al ordenamiento jurídico español, señalaba que España ha incumplido la Directiva al no garantizar que los poderes públicos respeten los plazos de pago fijados por la Directiva para los bienes y servicios contratados en el marco de operaciones comerciales e invitaba a España a presentar alegaciones.

En respuesta a esta Carta, España alegó que para una evaluación correcta del cumplimiento de la Directiva es necesario tener en cuenta la excepcional situación de crisis económica en la que estaba inmersa cuando la Directiva entró en vigor y la evolución positiva de los indicadores de periodo medio de pago de todas las Administraciones Públicas.

La puesta en marcha de los mecanismos extraordinarios de liquidez (Fondo de Pago a Proveedores, así como el Fondo de Financiación a CCAA, en sus compartimentos de Fondo de Liquidez Autonómico y de Facilidad Financiera) han permitido una reducción muy sustancial de la morosidad. A través de estos mecanismos, en el período 2012-2015, se han realizado pagos directos a proveedores por importe de 75.911 millones de euros. Esta inyección de liquidez ha permitido la reducción del período medio de pago, en particular, en las Comunidades Autónomas.