Sierra Nevada 2017 ha coronado a sus primeros campeones. La competición de baches individual ha sido la primera que ha otorgado medallas en los Campeonatos del Mundo de Snowboard y Freestyle Ski, en la que el oro lo han logrado la australiana Britteny Cox y el japonés Ikuma Horishima.

Con una temperatura muy cálida, que ha animado a un numeroso público hasta la pista de La Visera de la estación granadina, pero que no ha impedido que la pista estuviera en perfectas condiciones, se ha desarrollado la primera final de estos mundiales, los primeros en los que el snowboard y el freestyle ski se celebran de forma conjunta.

Cox ha indicado que está muy emocionada. “Este es el campeonato que he tenido en mente durante todo el año. No podría estar más contenta de cómo lo acabo de hacer. Es un sueño”. La australiana, de 23 años, consigue así su primer título mundial y se confirma como la rider más en forma, después de haber ganado este año también las dos primeras Copas del Mundo celebradas, en Finlandia y EEUU.

Por su parte, Horishima, el joven japonés de 19 años actualmente en el puesto número diecinueve en el ranking de la Copa del Mundo, se impuso con un total de 88,54 puntos al francés Benjamin Cavet, que también estaba entre los favoritos al triunfo final. A Cavet los jueces le dieron 87,11 puntos, logrando la medalla de plata. Kingsbury se tuvo que conformar con la tercera plaza del podio, una medalla de bronce que seguro que le sabe a poco.