La primera ministra británica, Theresa May, indicó este lunes que no firmará un acuerdo sobre el Brexit con la Unión Europea a “cualquier precio” y ha advertido de que todavía quedan obstáculos “significativos” en el diálogo con Bruselas.

“Las dos partes queremos llegar a un acuerdo, pero aquello que estamos negociando es inmensamente difícil”, ha admitido la jefa del Gobierno británico en un discurso durante un banquete ofrecido por Charles Bowman, alcalde de la City de Londres, centro financiero de la capital británica.

May ha asegurado que no “comprometerá” el resultado del referéndum de junio de 2016, en el que el 51,9 % de los votantes se decantaron por romper los lazos con la Unión Europea.