La primera ministra británica, Theresa May, salió al paso de las críticas internas que ha suscitado su intención de pactar el “brexit” con la oposición laborista asegurando que es la única vía a su alcance para evitar que descarrile el proceso de salida de la Unión Europea.