El gesto es potente por su coyuntura, dado que el país gobernado por Jair Bolsonaro decidió oficializar su renuncia al bloque el mismo día que el gobierno de Bolivia – que asumió la presidencia del grupo el 12 de abril de 2018 – anunció que le entregó la presidencia temporal del organismo.