Permitirá a las compañías afectadas por la crisis del coronavirus reducir el salario y los horarios de sus trabajadores, o suspender los contratos de forma temporal, para preservar el mayor número posible de empleos.