Jair Bolsonaro dio su apoyo público a 13 aspirantes, de los cuales 11 fueron derrotados. Por otra parte, esta es la primera vez que el partido de Lula no gobernará a ninguna de las capitales brasileñas desde 1985.