El gobierno brasileño autorizó la operación de Air Europa el mismo día que el Congreso aprobó la normativa por la cual se liberó la presencia de aerolíneas con el capital totalmente extranjero.