El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, ha afirmado este lunes que una parte de la petrolera estatal Petrobras, la mayor empresa del país, puede ser privatizada durante su mandato, que comienza el 1 de enero, pero que no pretende vender una compañía que considera estratégica.