Cerrado el aeropuerto de Barajas

Las copiosas nevadas provocadas por el temporal Filomena, que desde el jueves azota el país, han colapsado este sábado media España: diez provincias del centro y este peninsular se encuentran en alerta roja por riesgo extremo, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), lo que ha obligado a intervenir al Ejército esta madrugada, mientras que en Madrid la situación es “muy grave” ya que hay puntos con más de 60 centímetros de espesor.

Las históricas nevadas han provocado, además de numerosos cortes de carreteras, cancelaciones y retrasos en los trenes y suspensiones de vuelos y enlaces marítimos, el cierre del aeropuerto de Madrid y el cierre en varios tramos de las autovías de circunvalación de la capital. Provocando ciertos problemas en algunos puntos de la M-30 y de la M-40.

Madrid es una de las comunidades más afectadas por los efectos de la borrasca, que ha dejado cantidades de nieve poco habituales. Aena ha decidido paralizar desde este viernes las operaciones en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas debido a las malas condiciones de las pistas y de visibilidad y después de que se comenzara a aplicar el procedimiento de desvío de vuelos a otros puntos de la península.

El Metro, por su parte, ha funcionado sin apenas incidencias y se espera que la línea 8, que une Nuevos Ministerios con el aeropuerto, permanezca abierta y en servicio permanente para garantizar el traslado de viajeros. Desde Cibeles han recomendado este medio de transporte como el único seguro para poder conectar Barajas con el centro de la ciudad. El Ayuntamiento de Madrid ha suspendido para este sábado el servicio de autobuses urbanos de la EMT debido a la gran nevada caída en las últimas horas sobre las calles de la capital.